Contra la dictadura de la mesa de montaje

Por cierto, que hace poco me compré una mesa de montaje y vi que todos los problemas estaban mal planteados. Están fabricadas por gente que no se dedica al montaje. Me la he quedado a la espera de que cuando tenga más dinero la pueda rehacer funcionalmente.
Las mesas de montaje están fabricadas en función de cierta estética, siempre se han considerado como pequeños aparatos de proyección. Eso conviene a la gente para la que el montaje consiste en hacer marcas de tiza a mano. El director se presenta el lunes por la mañana y le dice a la montadora que haga los cortes y los una. La montadora saca la película del aparato y hace el trabajo que le han mandado en otra mesa, o incluso lo hace su jefe cuando se trata de tipos como Grangier o Decoin, a los que no les molesta. En Hollywood es lo mismo, salvo que los montadores son mejores. De todas formas, el montaje se hace a un lado. Pero hay otros cineastas (Eisenstein fue el primero, Resnais el segundo y yo el tercero) que montan, cada uno de manera diferente, claro está, pero en la mesa, con la imagen y contra el sonido. Los problemas de manipulación no se plantean en absoluto de la misma manera. Yo hago que la película vaya sin parar hacia adelante y hacia atrás y pego sin sacar la película de los rollos. Y si la mesa no está pensada para esta operación, no resulta cómoda.
Finalmente, esto no es más que un asunto económico que da fe de una ideología. Si las mesas se fabrican así es porque las tres cuartas partes de los montadores tenían la costumbre de montar de cierta manera.

Jean-Luc Godard vía Revista Lumière.

La habitual lucidez de Godard da respuesta a una pregunta que venía rondándome desde hace tiempo: ¿cómo condiciona el modelo de edición que plantean programas como Final Cut o Premiere lo que editamos? Lo que Godard parece querer olvidar es que el montaje no se produce en la mesa de montaje, sino que debe producirse en primera instancia en la cabeza, la interacción con el software es algo simplemente reproductivo. Si empezamos a editar sin una noción clara del resultado que queremos obtener, la edición estará plegada al servicio del timeline, que termina por ser al servicio del tiempo diseñado en torno a cierta noción de ritmo.

Anuncios

2 comentarios on “Contra la dictadura de la mesa de montaje”

  1. Po sí. Muy buena cita la de Godard… ¿lo de montar contra el sonido cómo lo interpretas?

    • Lucas Tello dice:

      Imagino que se refiere a que la estructura del montaje tradicional funciona alrededor del diálogo y se monta en función de este… Pero interpretar a Godard es malo para la salud.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s