Sobre la imagen

five

Hoy venía en el tren en dirección a Sevilla, y vi cómo la mañana me regalaba una vista única a través del ventanal del tren de media distancia. En un campo arado, una bandada de pájaros formaba sofisticadas formas al vuelo, cercanos a la tierra. A unos 40 metros, dentro de la misma zona arada, un hombre paseaba a su perro. Desde la lejanía, y gracias a que azarosamente en ese momento yo llevaba las gafas, pude apreciar cómo el hombre giraba la cabeza para mirar los pájaros, pero sólo un momento, cómo si los viera todas las mañanas articular sus formas. En un momento, con un simple gesto ajeno a mi voluntad, se creó un microrrelato, y vino a mi mente Abbas Kiarostami y su Five Pieces Dedicated to Ozu, pensando que acababa de ver algo así como un haiku visual. Habría sido interesante grabarlo, pero la imagen se diluirá en mi memoria. En cuanto a la posibilidad de mostrarlo, guardo mis dudas acerca de la credibilidad de la forma humana en la pantalla. ¿Resultaría creíble la presencia de ese hombre mirando por un sólo instante los pájaros? Sin la certeza de que el suceso se produce de forma fortuita, de que no hay previa planificación, la imagen pierde su impacto. Y sin el hombre, el cuadro es estéril.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s