Somos islas

la aventura
Es curioso, entre los últimos asaltos a la cinematografía italiana que he perpetrado he encontrado un par de películas que arrojan un poco de luz sobre el estado social de la Italia de la época que representan. Uno echa un ojo a grandes tótem como La Dolce Vita y se hace a la idea de una Italia sofisticada, a años luz del gris costumbrismo español de la época. Y en las últimas semanas he visto dos películas que matizan esa imagen: Divorcio a la italiana y La aventura. En ambas se muestran las zonas más deprimidas de la Italia profunda, en la primera con tono satírico y en la segunda actuando de contraste con respecto a la burguesía protagonista. Ambas recuerdan la grieta cultural que separa las distintas zonas del país, pero no es esa la única conexión posible entre estas, en apariencia, divergentes películas: en Divorcio a la italiana hay una escena en la que todo el pueblo va a ver La Dolce Vita por su anunciado carácter provocador. La conexión entre La Dolce Vita y La aventura es menos evidente pero más perenne: la deriva de los personajes masculinos es muy similar.

La ruptura emocional con todos, el aislamiento en uno mismo, la búsqueda del placer como única ocupación, el desencanto y la pérdida de las ilusiones acercan a Sandro y a Marcello. Las dos películas, del mismo año, también coinciden al prescindir de las claves generales del drama, aunque el proceso de desdramatización sea más contundente en La aventura. La primera parte de la trilogía clásica de Antonioni asienta radicalmente un lenguaje despojado de la habitual causalidad; la película termina en un punto inimaginable al principio, el argumento gira en tantas direcciones distintas que al final termina subiendo a la superficie el subtexto como único conductor. En el sentido argumental, La aventura es la más radical de la trilogía (si exceptuamos, claro está, los últimos diez minutos de El eclipse), es la que parece haber recibido más intensamente un tratamiento consciente de ruptura en la fase de guión. El hilo que parecía guiar la película se diluye, la desaparición de Anna tiene como único objetivo hacer aflorar la interioridad de los personajes.

Por supuesto, ni éste es el único proceso que Antonioni propone para profundizar en los personajes, ni la temática de La aventura está encorsetada a los límites del sentir de los burgueses. Como siempre, el interior del plano matiza y excava en el sentir de los protagonistas, la arquitectura en las ciudades y la configuración de los espacios naturales condicionan y complementan. La rugosidad de las rocas de la isla, el desprendimiento de una de ellas, la cabaña, las casas y hoteles por los que pasan Sandro y Claudia, las iglesias y edificios antiguos describen estadios emocionales conforme la película avanza. Es en esta película en la que la influencia que ejerce la arquitectura en Antonioni emerge a un nivel más evidente, mucha de la frustración de Sandro proviene de haber sacrificado su vocación artística como arquitecto en favor de un trabajo que, además de procurarle mucho dinero, le vacía intelectual y emocionalmente. La sociedad que se retrata solo aprecia lo nuevo y funcional, lo carente de la belleza e importancia artística de una iglesia de hace siglos, unas ruinas romanas, o un fresco en un techo. La escena en la que Sandro derrama el bote de tinta sobre el esbozo que hace un joven arquitecto de una iglesia es clave en la comprensión del personaje, y además está dotada de una belleza descorazonadora. Con todo, Antonioni también se permite el lujo de dejar una nota cómica al principio, cuando la Claudia de Monica Vitti entra en una exposición y se oye primero a unos pretenciosos ingleses alabar un cuadro y después a unos obreros italianos decir que el autor todavía tendría que pasar mucha hambre. Éste es otro punto importante en el argumento, el ya mencionado choque cultural que se produce entre los protagonistas y los habitantes de los pueblos que visitan. Algunas veces el tono es cómico, otras más dramático, pero Antonioni no se entretiene en defender tal o cual estilo de vida. Hay muchas más ideas de las que tirar en La aventura, muchos subtextos (periodismo, religión, construcción, matrimonio), interpretaciones posibles y frases relevantes a varios niveles, es la película más plural de la trilogía, aunque sea la menos certera.

Sería una sorpresa descubrir a Monica Vitti como una persona cercana, sus ojos son la viva representación del desarraigo; su fría belleza termina helando el corazón. Su registro es muy similar en toda la trilogía de la incomunicación, un registro que maneja con precisión de cirujano, aunque cada personaje tenga un matiz diferente. El de La aventura está verdaderamente enamorado, el plano final con esa mano simbolizando el perdón y la comprensión es muy intenso. El personaje de Gabriele Ferzetti va cobrando importancia en la segunda mitad de la película hasta convertirse en el foco de la desesperación y en el centro de la película. Antonioni dice que occidente ha perdido el norte porque occidente ha perdido el sur, no hay presente porque se ha olvidado el pasado y las raíces han quedado a la vista de todos, sin nada de que alimentarse, sin poder hacer crecer el árbol, dando pleno sentido a la palabra desarraigo.


2 comentarios on “Somos islas”

  1. Juan Carlos Rúbrito dice:

    Vengo siguiendo sus escritos desde hace unas semanas y me gustaría felicitarle por la sensibilidad y visión que demuestra en la mayoría de sus reseñas, el sereno dominio con el que aborda las obras más difíciles y complejas así como la profundidad que alcanza en ellas.

    Tras leer esta última entrada, me avergüenzo de no haber visitado convenientemente a Antonioni. Espero poder solucionarlo en breve.

    Enhorabuena.

    • Lucas Tello dice:

      Muchas gracias, me alegra mucho leer que le resultan interesantes estas incompletas opiniones.

      Ánimo con Antonioni, es una auténtica bocanada de aire fresco.

      Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s