La moral cristiana

minocheconmaud
Eric Rohmer indaga en la moral cristiana con Mi noche con Maud. Apoyándose en los Pensamientos de Pascal, en su filosofía matemática, en conceptos como la posibilidad de elección de las personas y en la vertiente jansenista del catolicismo, elabora para sus personajes un diálogo que constituirá el centro del tercero de sus cuentos morales. En La coleccionista, película anterior del francés, parecía que el lenguaje de los personajes era demasiado abigarrado, que expresaba de manera demasiado compleja sentimientos muy habituales; en Mi noche con Maud se expresan pensamientos más complejos pero la capacidad discursiva que Rohmer es capaz de otorgarle a sus personajes está muy por debajo de sus referentes, como también lo está la estructura en la que el autor introduce a estos personajes. Mi noche con Maud está atiborrada de referencias intelectuales muy complejas, pero el guión no está a la altura de éstas y el desnivel se nota. Hay dos mujeres en la película, entre las que el protagonista tiene que elegir, y cada una de ella representa una antípoda, una es morena, divorciada e irreligiosa, la otra rubia y católica practicante. La elección del protagonista y la comparación entre las mujeres es el centro argumental de la película, las ideas de Pascal y la moral cristiana se cuestionan desde un guión construido en base a un tópico enorme.

La condición de narrador del protagonista se cuela en Mi noche con Maud como un residuo del modo habitual de dirigir de Rohmer; las dos frases que tiene enlazan el principio con el final, pero ninguna de las dos tiene una relevancia vital en el desarrollo de la película y, de cualquier modo, se podrían haber explicado desde parámetros exclusivamente visuales. Jean-Louis Trintignant es un buen actor, pero parece demasiado mayor para el papel del protagonista sin nombre; Françoise Fabian es la que encaja perfectamente en el personaje de Maud, realiza su papel con inteligencia y sensualidad. Uno de los aspectos más notables de Mi noche con Maud es la planificación de las coreografías de los personajes. La secuencia en la casa de Maud transcurre en una habitación casi desnuda, donde cada personaje parece tejer una serie de movimientos aproximativos para con los demás, el espacio y la actitud de los personajes es significativo a un nivel bastante sutil. Durante las conversaciones, Rohmer suele mantener el plano sobre la mujer, sustituyéndolo sólo cuando es necesario y el diálogo o el movimiento lo dicta. Las abundantes tomas en interiores se intercalan con travellings en exteriores que parecen querer hacer descansar al espectador de tanto trote intelectual, suelen ser planos desde dentro del coche del protagonista. Néstor Almendros hace la fotografía, retrata con sobriedad los interiores y también se luce en los exteriores invernales de Clarmont-Ferrand. Es sorprendente cómo el director de fotografía barcelonés era capaz de adaptarse a los deseos y decisiones estéticas de los directores más variopintos, nadie diría que el que hizo Mi noche con Maud pudiera hacer, una década después, Días del cielo con Terrence Malick.

Hace poco murió Rohmer y a mí me dio la sensación de que los medios de comunicación especializados recordaron al cineasta con mucho cariño, parecía que intentaban compensar el abandono que habían ejercido sobre él durante sus últimos años, parecían olvidar que su cine se había ido marchitando fuera de los círculos intelectuales y que su muerte era lo único que podía devolverlo a todas las portadas. Mi noche con Maud es un cine de preocupaciones universales pero argumentos caducos, el pensamiento intelectual avanza y algunas reflexiones y diálogos ya huelen a naftalina.


One Comment on “La moral cristiana”

  1. Rodolfo Plata dice:

    Los cristianos no judíos tenemos doble moral porque seguimos dos doctrinas distintas y contrarias. Congruencia es seguir a Cristo por ser cristianos, e incongruencia es seguir el Antiguo Testamento sin ser judíos; lo cual es una apostasía que fue condenada por Cristo en la diatriba contra el puritanismo hipócrita de los sacerdotes y escribas de la Sinagoga, señalando como reos de pena eterna a los seguidores de la doctrina (supremaciíta) y ejemplo (rapaz, criminal y genocida serial) de Israel. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s