Un funeral y un entierro

el funeral
¿En cuántas contradicciones puede incurrir una sola persona? ¿Cuántos pensamientos pueden quedar sin conclusión tras no encontrar ninguna salida al callejón? La duda y la incomprensión parecen difuminarse con los años, al tiempo que el ser humano se adapta a la cómoda vida de la clase media, a la seguridad que proporciona un empleo, un sueldo y una rutina. Nos establecemos en nuestro pequeño cosmos, ahuyentando la duda con los quehaceres diarios. Y, de repente, muere alguien y todo se descompone.

Me basta haber visto dos películas de Abel Ferrara para conocer cuál es el motivo central de su obra, y cómo recurre una y otra vez a éste haciendo uso de distintos géneros cinematográficos. Si en Teniente corrupto el cine policíaco era una suerte de leitmotiv, en El funeral, Ferrara recurre al cine de mafias para plasmar una vez más su confusión existencialista. Al fin y al cabo, este director no hace un cine de género, hace un cine de autor disfrazado, y creo que es por eso que está tan infravalorado. Me asusta bucear por internet, leer cuatro críticas de la película y que ninguna llame la atención sobre la convulsión del fondo, sobre el verdadero objetivo de El funeral, sobre la profunda crisis existencialista que sustenta la película. Es en el personaje de Cristopher Walken donde mejor se traduce la angustia vital, la confusión religiosa y la rectitud moral. La muerte de su hermano Johnny dinamita el muro que separa su agitada vida mafiosa y su ética. Se cuestiona el sentido de matar, surgen dudas sobre si el camino al que fue empujado desde la infancia es válido. Ray está atravesando una crisis de fe como la que pasara el Ivan de Los Hermanos Karamazov, es la pregunta que se plantea Abel Ferrara una y otra vez a través de sus películas sin encontrar ninguna respuesta. ¿Existe Dios? Y si existe, ¿por qué ésto es así? ¿Por qué me veo empujado a la mayor de las vilezas? Y si no existe, ¿qué me impide matar si sé que saldré impune? Si no hay que responder ante Dios del crimen cometido, ¿qué me impide cometerlo?

Pero no es éste el único tema que puebla El funeral, las ideas atraviesan la pantalla sin terminar de aclararse, Abel Ferrara dibuja un fresco de las inquietudes y contradicciones que le atormentan sin encontrar solución. Es ese su gran mérito, y es por eso que me parece un cineasta único, toda la película está construida en torno a la duda, a la confusión, son sus cimientos y, por tanto, la película no puede más que ser desequilibrada, excesiva e incompleta. Pero es perfecta en su propia configuración, porque no podían plantearse tantos problemas sin respuesta desde un guión digamos autoconclusivo o desde otra opción formal. El pilar maestro de El funeral es convulso, y la película no puede más que serlo también, y lo es a todos los niveles. En el tiempo que llevo viendo cine, he encontrado a pocos cineastas que sean tan consecuentes consigo mismo en el discurso que construyen. El funeral es un testimonio fiel de las obsesiones sin respuesta que atormentan a Abel Ferrara, y el modo en que las plasma reconoce desde la base sus propias limitaciones. El funeral es perfecta en su imperfección.

El segundo de los hermanos del clan, Chez, interpretado fantásticamente por Chris Penn, no es capaz de asumir la contradicción en la que vive y eso se traduce en un desorden psicológico. No es una casualidad que sea el loco el que al final ajusta las cuentas con todos y consigo mismo. Es un personaje intenso y contradictorio, tan alegre como oscuro. La escena en la que habla con la prostituta introduce al espectador en la lógica del perturbado de forma espeluznante. La mujer es prácticamente un objeto para Chez y todos los hombres que protagonizan la película, pero éstas demuestran más determinación e inteligencia de la que se puede esperar. A Isabella Rossellini le viene su personaje como un guante, una pena que el papel sea tan corto. También tenemos en la cinta a Benicio del Toro y Vincent Gallo, dos nombres estimulantes que cumplen de sobra sus funciones. La función del papel de Benicio es casi circunstancial, llama la atención sobre el sinsentido que ocupa las vidas de los hermanos. Gracias a él queda al descubierto que los motivos de la muerte de Johnny no fueron producto de su idealismo, si no de su bravuconería, y que, en el fondo, la de éste no es más que otra muerte absurda.

El relato empieza en el oscuro y doloroso funeral, para saltar hacia atrás de acuerdo a los recuerdos de los distintos personajes. Así, vamos descubriendo las situaciones que fueron encaminando a Johnny a la muerte, desde la infancia hasta la reconversión al comunismo. Los flashback dibujan la imagen que los hermanos tenían de Johnny de forma desordenada y elíptica, escogiendo aparentemente al azar los momentos. La estética de la película está muy condicionada por el aspecto descuidado del encuadre, por el desequilibrio en la composición del plano. La confusión y el desorden no sólo reina en el aspecto argumental de la película, si no que Ferrara consigue imprimirlos visualmente también. Si bien la puesta en escena parece improvisada, el trabajo que realiza Ken Kelsch en la dirección de fotografía es realmente minucioso, cada espacio tiene su propia intensidad, se juega mucho con los claros y oscuros y se crean texturas realmente interesantes. Eso sí, hay un gran referente visual muy evidente: la fotografía del maestro Gordon Willis en la trilogía de El padrino.

Una película con muchos flecos de los que tirar, con un fondo de angustia existencial que pasa desapercibido para el ojo acomodado a las constantes del cine de género. El funeral es una de esas películas que es para disfrutar más de una vez, no creo que nunca me canse de ver esos primeros cuatro minutos en los que Billie Holliday indaga en la llaga con su Gloomy Sunday.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s