Hombres simples con problemas serios

Smplmn En clase me pusieron un pequeño trozo de Trust, ni siquiera me sonaba Hal Hartley, pero la etiqueta de independiente o underground tira de mí inconscientemente. Me encontré por Patio de Butacas Simple Men, la busqué por Filmaffinity y me la bajé. Simple Men es la historia de dos hermanos que van en busca de su padre, supuesto terrorista, prófugo. En el camino encontrarán a toda una suerte de personajes que los guiarán por un mundo enrarecido.

La historia de Simple Men es de una insignificancia casi insultante; los hechos que transcurren son triviales, no someten a los protagonistas a grandes presiones ni contienen poesía alguna, están usados en casi cada Road Movie que podamos ver. La historia sirve como sustento para que Hartley construya un universo muy particular. No sé si el tono que adquiere Simple Men se refleja en más películas del director, pero es precisamente eso lo que dota a la cinta de un buen aliciente. Es la detallista construcción de un cosmos particular lo que hace que la película pase de ser una poco inspirada Road Movie a ser un interesante film que bascula entre la ligereza del pop art y el existencialismo de Kafka. Muchas veces la frivolidad de una se toca con la gravedad del otro, se funden y se confunden desconcertando; en algunos momentos el espectador se puede sentir identificado con el sentimiento de pérdida de los personajes, de desconcierto ante lo que les rodea, y en otras ocasiones se puede observar con estupor la forma casi naïf de representar el amor, como en el final de la película.

Con Simple Men es muy difícil saber si la construcción de Hartley se levanta sobre cimientos ideológicos sólidos, o si, por el contrario, es poco lo que tiene que contar y la ingenuidad de sus personajes se confunde con gravedad y desconcierto ante un mundo que no comprenden. También puede ser una mezcla intencionada de ambos extremos para reforzar el surrealismo que impera en la relación de los personajes, en sus pensamientos y diálogos. Es, ésta última, la teoría que más me convence en referencia a las intenciones del director, y es por eso que Simple Men me ha parecido una propuesta muy interesante. Los hermanos simples están atravesando una crisis y en la búsqueda del padre depositan la esperanza de encontrar algo que los devuelva al origen, que los separe del mal momento que pasan. No será el padre quien los cambie, si no el propio viaje.

La dirección de Hal Hartley es en modo alguno discreta, los movimientos de cámara son constantes, y en algún que otro caso he visto coreografías que me han recordado tímidamente el cine de Fassbinder. La fotografía de Michael Spiller hace uso preferente de colores pastel, y la película adquiere un tono vivo y antinatural acorde al surrealismo que impera en el discurso. La banda sonora es un elemento expresivo que dota de mucha fuerza a la película. Está compuesta por el propio Hal Hartley bajo el pseudónimo Ned Rifle y haciendo uso de una sóla guitarra eléctrica que encadena algunos riffs muy sencillos consigue complementar y maximizar la sensación de pérdida, de confinamiento, que producen las imágenes. La banda sonora también cuenta con una canción de Sonic Youth, Kool Thing, para una escena en la que los personajes bailan de una forma absurda, rozando el ridículo. Poco más tarde del numerito musical hablan sobre Madonna y la canción pop, tuve que correr a Filmaffinity para ver quién copió a quién, si Tarantino a Hartley o al revés; resulta que tanto Reservoir Dogs como Simple Men se realizaron el mismo año, por lo que no pasa de curiosa coincidencia.

En cuanto a las actuaciones, todas están cortadas con el mismo patrón, los personajes se podrían intercambiar y no se notaría la diferencia. Las actuaciones no son de una brillantez extraordinaria pero es que la película no lo exige. En algún momento llegan a parecer monigotes que recitan sus diálogos a toda prisa, sin esperar a la réplica para contestarla, desencajados de su lugar natural e incrustados donde están perdidos, donde son desgraciados. Los personajes parecen peligrosos y enigmáticos, pero realmente son inofensivos y cercanos por sus intereses y preocupaciones.

La verdad es que no sé si una vez asimilado el impacto que produce la entrada en el universo de Hal Hartley se podrá volver a ver ésta película con el interés de la primera vez; no sé si tiene la suficiente materia prima como para seguir sacando cosas valiosas de un segundo visionado, aunque lo que más me preocupa es que el tono de Simple Men sea el tono de Hartley en cada una de sus películas, se nota muy desarrollado y no me extrañaría que en Surviving Desire o Trust ya se mostrara un cosmos parecido. En cualquier caso habrá que ver más películas suyas, porque ésta Simple Men no es una obra maestra, pero resulta de mucho interés por ser una propuesta estética que, si bien no carece de influencias visibles, sí que se alza con un concepto original dentro del cine independiente norteamericano.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s