Pistolas y pasaportes

A Colt is my passport
A Colt is my Passport es una producción de Nikkatsu que sólo la ha editado Criterion en Estados Unidos con subtítulos en inglés, a España no ha llegado y tampoco he encontrado subtítulos en español para ella.

Según las sabelotodo Filmaffinity e IMDB, es la única película de Takashi Nomura y pertenece a la serie de películas de acción lanzada por la productora en ésta época y que serían editadas por Criterion bajo el nombre Nikkatsu Noir: Eclipse Series. A Colt is my Passport recoge las constantes del cine negro y las sazona magistralmente con elementos de otros géneros. Encontramos toques del chanbara en la concepción de algunas escenas como esa en la que el protagonista observa a sus enemigos a través de unos prismáticos desde fuera de la casa, que recuerda a Sanjuro de Kurosawa. Hay influencia de Por un puñado de dólares en el diseño de la última escena, incluyendo música a la Morricone. Y, por otro lado, también parece recoger la concepción francesa del cine noir, el polar, y algunas de las constantes de la Nouvelle Vague.

A decir verdad, la influencia de la Nouvelle Vague en la película de Nomura es bastante superficial. Los personajes son completamente tópicos: el asesino a sueldo con un código de honor que rige sus actos y una gran fidelidad a su compañero, la mujer que, sin quererlo, atrae la fatalidad y los gángsters que no tienen escrúpulos en encargar un trabajo a alguien que posteriormente planearán matar. Las innovaciones de la Nueva Ola francesa que recoge Nomura son básicamente circunstanciales, se limita a hacer bruscos movimientos de cámara (incluyendo muchos zooms) y a recortar el lenguaje audiovisual, pero en el fondo, la historia y los personajes son tan prototípicos como los del cine negro norteamericano de los 30 y 40. Ésto no quiere decir que la realización de Takashi Nomura sea mala, su nervio es evidente e imprime una gran intensidad a algunas partes de la película. Claro ejemplo de ésto son escenas como la persecución en coche, cuando los llevan en el coche los gángsters tras encontrarlos en el aeropuerto, o, sobre todo, la escena final, que es especialmente brillante. Como anécdota, la escena en la que un canto de pájaro distrae al protagonista de disparar a su objetivo recibirá un merecido homenaje muchos años después en Ghost Dog, de Jim Jarmusch.

El apartado que más me ha sorprendido de la película es la música, que se maneja magníficamente entre varios géneros musicales. Hay algunas composiciones que derivan hacia el jazz, con influencia de la pionera en ésta materia Ascensor para el cadalso. Más tarde habrá también composiciones de música propiamente japonesa e incluso el típico número musical en el que el compañero del protagonista entona una canción con una guitarra que encuentra. Y en la última escena se saquea la música de Morricone con mucho estilo, incluyendo el clásico silbido.

A Colt is my Passport es una película fresca, que recoge influencias de varias cinematografías muy distintas para crear una obra en la que lo que destaca no es la historia sino el estilo aplicado a un género. En éste sentido Takashi Nomura hace un ejercicio similar al de Tarantino, aunque es difícil saber si lo hace conscientemente o no. En cualquier caso, A Colt is my Passport es una película estimulante y entretenida que deja algunas escenas para el recuerdo con su fotografía en blanco y negro. Es cierto que alguna actuación puede resultar a día de hoy teatral o exagerada, pero eso es lo de menos cuando Jo Shishido, el protagonista, ofrece sobriedad a raudales.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s